Forever Young

En busca de la belleza del futuro:

Umberto Eco en su obra “Historia de la Belleza” plantea como interrogante cuáles serán los cánones de belleza del nuevo siglo observando que: “nuestro explorador del futuro ya no podrá distinguir el ideal estético difundido por los medios de comunicación del siglo XX. Deberá rendirse a la orgía de la tolerancia, al sincretismo total, al absoluto e imparable politeísmo de la belleza”. Con su mirada atenta, nos introduce en el análisis profundo de cómo la belleza dejó de ser algo relacionado a la corporalidad y logró trasladarse a otros mundos .

Hoy podemos observar cómo el universo de la moda presenta desfiles plasmando otras concepciones de lo bello o cómo los objetos se proponen no sólo la funcionalidad sino que son estéticos visualmente.

Experiencias como el Cirque du Soleil  logran que todo su  imaginario se traslade al vestuario, a la música , a las formas,  percibiendo belleza con nuestros cinco sentidos.

A partir de este disparador surgen más interrogantes ¿existe una única belleza? ¿qué ojo es el que mira y critica ? Si hay algo que está claro es que el ojo no es inocente porque la mirada y su capacidad de observar trae un bagaje cultural que construye una crítica diferente.

El nuevo siglo plantea que la belleza está cambiando su paradigma. Porque belleza es observar un cuerpo tatuado como si fuese una obra de arte; a Iris Apfel con sus 93 años, sus canas y su experiencia y  a Carmen DellOrefice siendo protagonista de portada en las revistas  Vogue y Harper’ s Bazaar.

Ser bello es autenticidad, talento, seguridad, la sustancia del ser, lo perdurable, porque si sólo apostamos a lo corporal sabemos que se desvanece en el tiempo.

Anuncios

“La Gran renuncia”: el dia despues.

 

Para comprender la historia de la moda debemos saber que el objetivo de la vestimenta reside en la competencia y además funciona como mecanismo de regulación social, otorgándole significados culturales al cuerpo.

Si bien durante los siglos XIV y XV  no existían grandes diferencias respecto a la vestimenta entre hombres y mujeres ; es a partir de 1860 cuando la moda se organiza como un sistema profundizando el concepto binario: masculino vs femenino.

Con la llegada del siglo XIX  los hombres “renuncian” a embellecer el cuerpo y entregan a la mujer esa “responsabilidad”. El hombre abandona su pretensión de ser considerado bello ¿por qué?.

Más allá de la metáfora, luego de “la gran renuncia” el universo masculino logra apropiarse del espacio público, el poder y el ámbito de trabajo mientras que el universo femenino se repliega al espacio privado, se refugia en lo doméstico; el cuerpo femenino es “adornado” mediante el uso de polizones y corsés.

Durante siglos el sistema de la moda hizo padecer a la mujeres de diversas incomodidades, para hacerlas sentir más bellas o “pertenecer ” a un estereotipo de belleza.

En el siglo XXI, las mujeres hemos logrado conquistar nuevos espacios, pero las desigualdades y las injusticias siguen existiendo estemos o no arriba de los stilettos. Si a lo largo de la historia soportamos imposiciones respecto al uso de determinadas prendas, en nuestro presente deberíamos dejar de insistir en vernos siempre sexies , enfocándonos  en cuestiones que van más allá del vestido. Reflexionemos acerca de cuáles son las prendas que realmente nos identifican. Vivimos en una sociedad donde las experiencias llegaron para ocupar el rol de la vestimenta y los objetos, por eso debemos reafirmar “el ser” porque somos los sujetos quienes nos estamos desdibujando.

 

¿Tendencia o Filosofía de vida?

 

Creer en la magia: elChaos Magic”  está entre nosotros .

Desde la sociología de la moda se plantea que luego de una tendencia aparece la contratendencia , por eso no es casual que primero tuvimos la  presencia del Normcore (fusion entre Normal + Hardcore) bajo la premisa de “menos es más” ,  cuyo objetivo era la utilización de básicos para desdibujarse de la multitud. Hoy el opuesto al Normcore , es decir , la nueva tendencia que se impone es el “Chaos Magic” (Caos Mágico) que propone la fantasía , la experimentación y el positivismo a través de las prendas que vestimos. Ambos conceptos fueron creados por el colectivo de tendencias K-Hole con base en Nueva York.

Existe tanto caos en el exterior que el objetivo es que nuestra personalidad y la alegría se refleje a través de la vestimenta.

Las nuevas premisas de la moda son: humor, juego y arte donde el “Caos Mágico”  llegó para seducirnos y para que nos animemos a jugar como cuando éramos niños ,  confiando en que la magia existe.

La propuesta es reírnos de nosotros mismos, ser creativos e interactuar con las prendas combinando estampas, colores y texturas. En esta nueva filosofía de vida se conjuga, lo íntimo y lo galáctico, lo oscuro y los destellos.

Las estampas ópticas,el cosmo, los mandalas , el metalizado y la brillantina son los nuevos protagonistas.

Una pionera de esta tendencia  es Iris Apfel quien nos dice que “ lo importante no es estar bien vestido, lo importante es ser feliz”.

El “Chaos Magic” nos revela que la fuerza del cambio está en nuestro interior , que nos animemos y seamos libres.

Cuando Cerati, poeta del rock argentino  nos cantaba  “ sacar belleza de este caos, es virtud”, nos predecía que algo bueno estaba por suceder.

La idea es que imaginemos un cielo estrellado y… voila!